Criptomonedas

En los últimos años, uno de los temas que mayor fuerza ha cobrado es el referente a las criptomonedas o monedas virtuales y al nuevo mercado que se ha abierto gracias a su aparición y uso como forma de pago para diversas transacciones; siendo una de las fuerzas económicas más importantes en la actualidad.

Sin embargo, aunque mucho se escucha hablar de ellas, la verdad es que para la mayoría de las personas es un tema que aún genera desconcierto; pues no conoce nada o muy poco acerca de qué se tratan estás opciones, cómo conseguirlas y cómo utilizarlas.

Es por ello que se hace realmente apremiante poder explicar un poco mejor de qué van las criptomonedas, para informar y/o aclarar dudas al respecto; pues para nadie es un secreto, que esta forma de economía ha llegado para quedarse y no sería sorprendente que en años venideros, llegue a destituir por completo al mercado monetario actual.

bitcoin litecoin ethereum

¿Qué son las criptomonedas?

En estos tiempos, las criptomonedas se han vuelto un verdadero fenómeno que despierta el interés de todos. Al día de hoy, no hay ninguna entidad bancaria, empresa grande o ente gubernamental, que no se haya tomado el tiempo necesario para investigar un poco más acerca de estas opciones.

Y es que las criptomonedas se han convertido en una alternativa importante que pudiese llegar a sustituir por completo el mercado económico actual, ingresando el mundo financiero en un ambiente completamente digitalizado, a fin de facilitar cualquier tipo de transacción.

Pero, a todas estás, ¿Qué son las criptomonedas?, no son más que monedas virtuales existentes, que pueden ser utilizadas bajo los mismos pretextos de intercambio que las monedas regulares; es decir, se trata de una forma de dinero que solamente se encuentra disponible de manera virtual, sin papel moneda circulante.

Actualmente, la mayoría de las entidades financieras, ofrecen a sus usuarios, la posibilidad de manejar cuentas con este tipo de divisas e incluso resulta bastante sencillo encontrar en sus páginas para invertir en criptomonedas, información relevante acerca del uso de las mismas, que puede ser de gran ayuda para quienes quieren comenzar a utilizar estas alternativas.

Esto ha devengado en un nuevo mercado que se basa en blockchains, o cadenas de bloques, que aunque para muchos pueda resultar ser un término un tanto intimidante, lo cierto es que no es más que un concepto bastante simple.

¿De qué se tratan los blockchains?

Cuando se hace una transacción, por ejemplo, cuando pagas en un restaurante por tu comida, al hacer la operación, el banco es el intermediario que debe gestionar y aprobar cada uno de los pasos para que el dinero que tienes en tu cuenta pase a la del local en el que comiste.

En cambio, la cadena de bloques se encarga, básicamente, de eliminar al intermediario, descentralizando todas las operaciones, de esta manera tu tienes el control directo sobre tu dinero y puedes transferirlo a quien quieras, cuando quieras sin tener que contar con la aprobación de un tercero que gestione tus ingresos y/o egresos.

Acerca de la historia de las criptomonedas

Actualmente muchos hablan de las criptomonedas, pero pocos conocen sus orígenes y suelen malinterpretar este sistema de divisas. Las criptomonedas surgieron como una forma de pago secundaria al ya muy conocido efectivo digital, aunque no se previó que fuese una moneda digital con tal importancia.

Satoshi Nakamoto, para el año 2008, creó Bitcoin, que según sus propias palabras se trataba de “Un sistema de efectivo electrónico entre pares”. Si bien, él no era la primera persona en intentar lograr este objetivo, pero si se convirtió en el primero que consiguió el éxito, sin tener idea alguna de lo que representaría esta criptomoneda para la economía mundial.

Este sistema descentralizado de hacer operaciones a nivel económico, era un tema en el cual habían trabajado muchas personas en las décadas anteriores, pero sin conseguir consolidarlas como un verdadero y efectivo medio de pago que eliminara por completo la intervención de las entidades bancarias.

Este rompimiento de relaciones, en búsqueda de una verdadera libertad financiera, llevó a la creación de las criptomonedas, como se les conoce hoy en día. Al lograr un consenso entre ambas partes involucradas en una transacción, sin la intervención de un banco que funja como ente para el consenso.

Entonces teniendo esto en cuenta, se puede comprender mejor, que las criptomonedas, no son más que las transacciones que se pueden realizar utilizando una base de datos que nadie puede llegar a modificar y que para ingresar a ella, se deben cumplir con una serie de condiciones, como se puede ver, no es un tema muy complicado.

Características de las criptomonedas

Las criptomonedas cuentan con ciertas particularidades que les han valido el ganarse un puesto privilegiado en la economía actual; pues ofrecen algunas ventajas que resultan ser bastante atractivas para la mayor parte de la población en general.  Entre ellas se encuentran:

  • Son controladas, su suministro de tókens, por medio de un calendario que se encuentra escrito en código y que alcanzará su número máximo para el año 2140. Esto implica que no habrá sorpresas ni fluctuaciones referente a las criptomonedas con futuro.
  • No refleja deudas, en las entidades financieras, los números que se reflejan se basan en las deudas que se tienen con la misma; es decir, el dinero que se debe al banco, mientras que las criptomonedas, reflejan el saldo que se posee realmente.
  • Se trata de dinero electrónico, de la misma manera que lo puede ser, por ejemplo, el oro. Encontrándose libre de toda influencia política y social, sin importar el país en el cual se encuentre la persona. Esto genera una estabilidad única, que ninguna otra opción puede ofrecer.

Las criptomonedas han llegado para revolucionar por completo el mercado económico, quitándoles el monopolio a las entidades financieras en relación con la economía de las regiones. Un punto curioso es el hecho de que el mercado de criptomonedas ha superado por mucho a las bolsas de valores europeas.

comprar criptomonedas

¿Cómo son y cómo funcionan las monedas virtuales?

Al tratar de responder qué es la criptomoneda, surge una diatriba; pues puede considerársele tanto una divisa como una materia prima, pero qué quiere decir esto; pues que, como divisa, funciona de la misma manera que cualquier otro tipo de moneda virtual que se puede encontrar en todos los países.

Puede ser utilizada para hacer transacciones de todo tipo, tal cual como se pueden hacer con, por poner un ejemplo, el dólar; sin embargo, difieren por completo de estas divisas convencionales y actúan, en muchas ocasiones más como si se tratara de una materia prima, como puede ser el oro.

Esto significa que su valor no se encuentra ligado de manera directa ni exclusiva con la economía de ningún país; por lo que cualquier fluctuación en el mercado de criptomonedas, por muy marcado que sea, tendrá un impacto mínimo o inexistente, en su valor criptomonedas.

Por el contrario, el mismo dependerá exclusivamente del compromiso que cada usuario ponga en ellas a fin de mantener su valor, convirtiéndolas en divisas de uso regular, como muchas otras opciones digitales. Estas razones, para muchas personas es fácil comprender que el mercado de criptomonedas es similar a las materias primas.

Las criptomonedas han representado una verdadera revolución a nivel de las economías a lo largo y ancho del mundo entero; pues han logrado romper con un sistema que había dominado el mercado financiero durante prácticamente toda la historia moderna de la humanidad, brindando a los usuarios un completo control y libertad sobre su dinero.

Como ya se habló previamente, este tipo de divisas no cuenta con un ente intermediario para llevar a cabo el consenso, sino que el mismo se basa en la actividad que el usuario tenga y la reputación que se gana; además de la criptografía elaborada, la cual se encarga de vigilar los fondos.

¿Cómo se emplean las criptomonedas?

Las criptomonedas funcionan y se comportan de manera diferente al resto de las divisas que existen, comenzando por un carácter de irreversibilidad que no permite deshacer ningún tipo de transacción que haya sido realizada. Absolutamente nadie, ni persona, ni entidad (incluyendo gobierno), puede deshacer alguna operación ya hecha.

Una de las características que más se conocen, de este tipo de divisas, es que son completamente confidenciales; esto quiere decir que la cuenta no se vincula a los datos personales ni bancarios de la persona que la posea, se utiliza, en su lugar una billetera electrónica, para lo cual no se necesita dar datos específicos.

Esta cualidad permite mantener el anonimato de los usuarios, pero ha sido un punto controversial; pues esta misma cualidad, ha sido aprovechada para llevar a cabo operaciones ilícitas, lo que ha puesto sobre la mesa el debate de si se trata o no de un tema legal.

Una de las grandes ventajas de su uso es la rapidez que representan al hacer cualquier tipo de transacción; pues una vez que se realizan, los fondos se traspasan inmediatamente a quien lo recibe, sin tener que esperar que un tercero las apruebe ni que se hagan efectivas; pues inmediatamente se pueden disponer de ellas.

Tienen un alcance global, lo que amplía las posibilidades de su uso, convirtiéndolas, hasta cierto punto, en monedas mundiales; ya que no se necesita hacer cambios ni ninguna transferencia por el estilo, para utilizarlas en cualquier parte del mundo, lo que resulta bastante conveniente.

Ventajas que se podría tener usando criptomonedas

Para hacer uso de las criptomonedas, lo único que se necesita es tener una computadora o dispositivo electrónico con acceso a Internet. Aunque esto pueda generar un poco de recelo; pues los fraudes en línea son ampliamente conocidos, las criptomonedas son la opción más segura y confiable que hay.

El sistema de criptografía con el que cuentan, les otorga la cualidad de ser prácticamente indescifrables y por ende, no vulnerables a ataques externos. La única manera de ingresar a la cuenta es teniendo el conocimiento de cuál es la clave utilizada para poder acceder.

Otra de las grandes ventajas es el hecho de que no presentan restricciones de ningún tipo en cuanto a su uso, a comparación de las entidades bancarias comunes que imponen límites diarios en relación a la cantidad de dinero que se puede mover en el; el cual generalmente es más limitado aún cuando se trata de otros bancos.

Esto permite la libertad de poder gestionar el dinero de la manera que mejor le parezca al usuario, sin tener que dar explicaciones de ningún tipo a un tercero, acerca de lo que se hace o no, con sus ingresos. Lo único que se debe hacer es descargar alguna plataforma de criptodivisas para poder hacer las transacciones.

¿Cuántas criptomonedas existen?

Al pensar en criptomonedas llega a la mente de todos, de manera inmediata; los Bitcoins y esto se debe a que son la divisa digital más popular hoy en día y que fue la primera que logró consolidarse en el mercado; sin embargo, no se trata de la única alternativa de este estilo que existe.

Para nadie es un secreto la creciente demanda de Bitcoins como medio de pago de las principales transacciones de todos los países; lo que le ha valido un incremento significativo en cuanto a su valor en los últimos años, con un volumen de transacciones realizadas de manera diaria, que superan las 200 mil.

Pero, como ya se mencionó, aunque se trate de la criptomoneda más popular, no es la única. Cada día se generan nuevos modelos de divisas de este tipo; por lo cual hablar de un número en concreto, sería algo atrevido ya arriesgado. Países como Irán y Venezuela, entre otros, han creado sus propios modelos en un intento de hacer crecer su economía.

Después del Bitcoin, el Ethereum es, sin lugar a dudas, la opción más conocida y que se maneja con más fuerza en el mercado. Su principio es básicamente el mismo a nivel de funcionamiento, pero su creador, el criptogenio Vitalik Buterin, ha ido un paso más allá, mejorando el sistema.

Estas opciones permiten poder procesar programas y contratos de gran complejidad; además de las ya comunes transacciones regulares, lo que para muchos ha sido una característica que agradecer. Sin embargo, se realizó una bifurcación sin consulta de los usuarios, que devengo en un malestar para muchos.

Sin embargo, esto va más allá del malestar inicial que causó, le brindo a los usuarios más posibilidades, con la creación de una verdadera familia de criptomonedas, entre las que se encuentran la Ethereum Classic y otros clones, además de servir como anfitrión de Tókens como DigixDAO y Augur.

Ripple es otra de las alternativas disponibles en la actualidad, y, aunque se trata de un proyecto cuya popularidad es bastante modesta, ha sabido ganarse su lugar entre las principales criptomonedas, creando la suya propia, llamada XRP. Su funcionamiento se enfoca en procesar IOUs.

Litecoin, también conocida como la plata digital, haciendo referencia a la cualidad del Bitcoin como oro digital, da una clara señal de la relevancia que tiene en la economía actual esta criptomoneda. Ofrece mayor cantidad de tókens que Bitcoin y tiene un mejor algoritmo de minado.

monedas virtuales existentes

Qué pensar al respecto de las criptomonedas

A pesar de sus ventajas, no se ha logrado consolidad como la primera opción, principalmente debido a que no se logró posicionar como una alternativa para las transacciones cotidianas, es allí en donde fue relegada a un segundo plano, a pesar de brindar más ventajas que las demás alternativas de las cuales se dispone hoy en día.

El algoritmo CryptoNight permite la posibilidad de una mayor privacidad y el mejor representante de ello, es sin lugar a dudas, Monero; a diferencia de Bitcoin, es imposible poder seguir la ruta de blockchains en esta opción.

Aunque al comienzo se le rechazaba por muchos, ha sabido ganarse la confianza y el respeto de cada vez más usuarios, lo que la ha llevado a convertirse en una de las mejores criptomonedas, aunque ha presentado fluctuaciones significativas en relación con su valor.

¿Qué puedes hacer con criptomonedas?

Ya se ha dejado en claro de qué se tratan las criptomonedas y las ventajas que representan en relación con los mercados y medios financieros convencionales; sin embargo, ahora surge una duda, ¿qué se puede hacer con estas criptomonedas?.

La respuesta corta es: cualquier compra o transacción. Cada día es más frecuente encontrar negocios, empresas y particulares que aceptan las criptomonedas como medio de pago; por lo que resulta ser tan práctico y conveniente, como utilizar el dinero que se tiene en el banco.

Uno de los asuntos que más preocupó a los usuarios de Bitcoin, fue su estrepitosa caída hace poco tiempo y, aunque se recuperó de ella de forma satisfactoria, muchos comenzaron a cuestionarse si era prudente o no conservarlas o por el contrario, buscar la manera de cambiarlos por dinero regular.

Allí surge el uso del mercado de divisas como medio regular para transformar las criptomonedas en dinero regular, que puede ser utilizado sin inconveniente en los diferentes países; para ello se creo un espacio para la compraventa de estas divisas, incluyendo otras monedas electrónicas.

Son la opción más sencilla para poder cambiar las criptomonedas a dinero regular, pero tienen la gran desventaja de ser sumamente cambiantes; pues son altamente influenciables a las fluctuaciones del mercado, lo que no garantiza un buen precio de compra-venta, pareciendo ser, una cuestión de suerte, el lograr la mejor oferta.

Si se utilizan billeteras digitales, el dinero se hace efectivo de manera inmediata, pero para después poder pasarlo a una cuenta bancaria se debe esperar unos cuantos días. Razón por la cual, muchos optan por las opciones de carteras de papel, en las que se guardan las divisas de forma offline para protegerlas de ciber ataques.

Estas no son más que una hoja en la cual se encuentra la clave privada para poder ingresar a Bitcoin, evitando que el mismo sea afectado por las fluctuaciones del mercado. El lado negativo de estas alternativas, es que no son admitidas en todas las carteras digitales.

Una alternativa para resguardar tus criptomonedas

Pero si manejar todo en línea, resulta una opción que no convence, también están las carteras frías, que no son más que un dispositivo de almacenamiento externo, que ha sido creado para guardar las criptomonedas; sin embargo, son el modo más difícil de poder convertir las divisas en dinero.

El punto positivo es que se encuentra a salvo de cualquier ataque; razón por la cual muchos usuarios las prefieren. Pero si no se quiere hacer nada de lo anteriormente mencionado, la otra alternativa que se puede hacer con las criptomonedas es utilizarlas como medio de pago de forma directa.

Bien sea que se quiera pagar un viaje, una lujosa cena, comprar ropa, objetos electrónicos, obras de arte, pagar clases, en fin, cualquier cosa que se quiera hacer, ahora existe la posibilidad de hacerlo de forma directa con las criptomonedas.

Pues se trata de una de las opciones que está siendo cada vez más adoptada por muchos para el intercambio comercial y lo que hace pocos años parecía imposible, ahora es una realidad; pues es cada día más frecuente utilizar este medio de pago.

No sería una sorpresa, si este tipo de transacciones, llegasen en un futuro, no muy lejano, a sustituir por completo a las instituciones bancarias como medio para ejecución de pagos digitales, dándole al usuario el pleno control sobre sus ingresos y gastos, sin tener que responder ante ningún ente en particular.

Invertir en criptomonedas

En que criptomoneda invertir parece ser a primeras algo en lo que merece la pena enfocarse, pero se debe tener un especial cuidado; pues se trata de un mercado diferente al acostumbrado financiero, con el que todos están familiarizados y que posee un comportamiento muy diferente al mismo.

Antes de pensar en invertir en criptomonedas, es necesario estar bien informado acerca de cada uno de los elementos que intervienen en el mercado para poder hacer frente a cualquier situación que se presente de imprevisto.

Se debe tener en cuenta que se trata de opciones altamente volátiles, que no cuentan con la solidez que garantice que permanecerán con un valor específico y eso se hizo evidente cuando hubo un desplome significativo en cuanto al precio del Bitcoin, lo que generó gran angustia entre sus usuarios.

Si bien esta eventualidad fue resuelta de manera satisfactoria, no hay garantía alguna de que algo como eso no vuelva a suceder en un futuro. Uno de los más grandes errores de los principiantes es creer que tienen las capacidades para discernir el mercado y se aventuran a hacerlo por su propia cuenta.

Esto es un error, lo más recomendable es guiarse por lo que los expertos hacen; pues ellos ya conocen toda la dinámica y los posibles cambios que se puedan presentar, pero más allá de estás características que pueden ser consideradas como negativas, las ventajas las superan por mucho.

Por qué confiar en las criptomonedas

Las criptomonedas son una forma segura de poder salvar los ahorros que se tienen, con la posibilidad alta de que aumenten su valor con el paso del tiempo. Este mercado se basa mucho en la confianza; por lo que si se está comenzando es preciso comprar las primeras divisas a usuarios que gocen de buena reputación.

Las estafas están a la orden del día, por lo que se debe proceder con mucha cautela. La forma de conseguir criptomonedas es a través de la compra en casas de cambios, minando con PC’s, cobrar en criptomonedas, comprándole a otro usuario  o invertir en un broker de confianza.

La recomendación inicial es, que sin importar cual sea el medio escogido para obtener criptomonedas, que las primeras transacciones sean discretas; es decir, de poca cantidad, para ir experimentando con ellas y aprender cómo se manejan, para ello valerse de la experiencia de otros puede ser de gran ayuda.

Las inversiones en criptomonedas, puede ser bastante riesgosa; por lo que lo más prudente es proceder con cautela y buscar alternativas que cuenten con buenas calificaciones por parte de otros usuarios; esto puede indicar si se trata o no de una opción confiable.

Cómo minar criptomonedas

Cuando se habla minería lo que viene a la mente es algo muy opuesto a lo que verdaderamente se refiere el término en relación a las criptomonedas; pues lejos de lo que muchos piensan, no se tratar de buscar, encontrar, ni fabricarlas.

Se refiere es a una serie de procesos que se deben realizar para poder validar y procesar las transacciones que se realizan en base a criptomonedas en la cadena de bloques. Entonces cada minero debe tratar de resolver el acertijo que implica la búsqueda de estos bloques.

Esto implica un verdadero trabajo de cómputo para poder dar con la cantidad exacta de ceros y la cifra necesaria para acceder a ellos. Se debe tener en consideración que no todas las criptomonedas funcionan de la misma manera, lo que hace más complejo el trabajo de los mineros.

La minería implica un trabajo necesario para poder mantener las redes; por lo que se reconoce su esfuerzo con una cierta cantidad de criptomonedas por su labor, pueden recibir, por poner un ejemplo, la cantidad de 12,5 bitcoins, cada vez que encuentran un bloque válido.

Se trata pues de una actividad rentable, aunque esto puede ser refutado, no porque se trate de una mala opción, sino por el hecho de que es poco probable acceder a bloque válidos antes que la competencia; pues las grandes empresas tienen una ventaja significativa por sobre el usuario promedio independiente.

Pero esto no quiere decir que no se trata de una actividad rentable; pues entre tantas opciones disponibles, aún hay posibilidades de poder dar con los algoritmos indicados para ingresar a un bloque válido. Es preciso recordar que no solo Bitcoin es una opción disponible.

Los pools de minería

Los pools de minería no son más que grupos organizados de personas que se unen con el objetivo en común de minar, uniendo sus esfuerzos de forma conjunta para poder así, aumentar sus posibilidades de éxito. En estos casos, las ganancias se dividen en partes iguales entre todos los participantes.

En relación a la legalidad de la minería, cabe destacar que se trata de un tema bastante complejo; pues las leyes varían dependiendo de los países. Si bien se trata de un medio de transacciones descentralizadas, pueden estar sujetas a leyes.

En algunos casos las criptomonedas son intocables, pero cada vez se generan más leyes que permiten el poder acceder a las cuentas de determinados usuarios siempre y cuando se les compruebe que han realizado actos delictivos obteniendo fondos ilegales o comprando/pagando asuntos ilícitos.

América Latina ha comenzado a ingresar en este mercado y aún están por verse las normativas que cada país pueda plantear en relación con el tema. La única nación que no admite su uso, hasta el momento, es Bolivia, y esto se debe principalmente a la vulnerabilidad que tiene ante ataques cibernéticos.

¿Quién puede ser minero?

Prácticamente cualquier persona tiene la capacidad de dedicarse a la minería de criptomonedas; pues al ser una actividad descentralizada, no existe un ente regulador que determine quién puede o no iniciarse en ella. Sin embargo, el éxito o fracaso dependerá de las capacidades de cada quien.

A fin de evitar que alguien pudiese generar un colapso del sistema, creando miles de pares y transacciones falsificadas, Satoshi creó una regla según la cual cada minero debe invertir algo de trabajo con sus computadoras para poder calificar para la minería.

Esto implica encontrar un hash que pueda conectar el bloque nuevo con su predecesor, que generalmente se presenta en forma de acertijo criptográfico, que, si se es capaz de lograr esto, ya se está calificado para ingresar de lleno al mundo de la minería de criptomonedas.

El mundo de las criptomonedas es un poco complejo e interesante y aunque a primera vista pueda parecer sumamente complejo, es una alternativa que merece la pena ser estudiada y considerada como una forma de inversión inteligente.

Se trata de alternativas que han llegado para quedarse y que día a día logran ganar más terreno en el mercado a nivel mundial y que seguirá estando vigente por mucho tiempo más.